7 Súper Maneras de Cambiar el Hábito de Desperdicio de Alimentos

7 Súper Maneras de Cambiar el Hábito de Desperdicio de Alimentos

agosto 12, 2020 0 Por Monik Zapata

¿Te Gustan Las Artes Escénicas? Prepárate, aquí inicia un recorrido interesante y lo mejor, es el beneficio que aplicar su mensaje te va a dejar para cambiar el hábito de desperdicio de alimentos. Y con gran probabilidad has sido la estrella  en uno de lo siguientes escenarios:

Escena 1

Entras a tu restaurante predilecto (aunque hace un rato que quizás no, por las condiciones actuales, pero seguro lo haz hecho muchas veces), en la mejor de las compañías y con gran apetito, llega el momento de la elección, recorres la carta una y otra vez hasta que por fin pides, varias entradas y plato fuerte con adiciones extras.

Entre conversaciones, risas, bebida y entradas cuando es el tiempo de disfrutar el manjar no logras comerlo en su totalidad, y queda parte considerable en el plato, por el que pagaste y adivina cual es su destino, la basura.

Escena 2

Estás en tu cocina, tremendamente inspirad@ para sorprender a tu familia con una deliciosa cena (más hoy que nuestra casa es nuestro lugar permanente), piensas el menú, eliges los ingredientes, utensilios y te dispones a la tarea, que terminas con emoción para compartir tus delicias con tus convidados.

Al terminar de servir te das cuenta que te has excedido quizás un pocoooo con la cantidad preparada y quedarán sobrantes que no tendrán un buen final.

Escena 3

Ahora recorres el market o estás en el teléfono, pidiendo a domicilio los víveres perecederos para tu familia, haces un recorrido mental previo por el refri y realizas el pedido confiad@ que contiene todo lo que necesitas.

Resulta que al guardar la compra te encuentras con la sorpresa que te falló la memoria, y de algunas provisiones aún tienes cantidad y ahora se aumenta.

Un exceso que seguramente terminará deteriorándose porque sobrepasa tu consumo normal, no alcanzas a consumirlo a tiempo, y a la basura.

Pongamos la Lupa Sobre el Hábito de Desperdicio de Alimentos

Estos escenarios te muestran prácticas en las que puedes caer fácilmente en tu cotidianidad, pero te aseguro son una oportunidad para mejorar tu hábito de desperdicio de alimentos.

En la escena 1

Pujó el deseo inconsciente de saciar el hambre, bajo el cual no se dimensiona tus decisiones frente a qué y cuánto consumir, derivando en exceso, pudiendo hacerse a través de la conciencia otras elecciones.

Como omitir las entradas, pedir un plato de porciones más pequeñas, una doble porción de entradas sin plato principal, solicitar al mesero omitir del plato un ingrediente (por ejemplo los carbohidratos).  Como posibilidades para no sumar al desperdicio.

La segunda escena

Quizás fue la emoción y la no previsión las que te jugaron en contra del resultado, dejando poco control sobre porciones y cantidades adecuadas para el número de comensales (te confieso que en este punto a veces aún me cuesta 😩 )

Puedes notar la importancia y necesidad de conciencia que pones al momento de actuar, de calcular acorde a las porciones a servir, el gusto de la familia por los alimentos preparados, la variación del apetito de unos y otros comensales, el diseño de un plato equilibrado en nutrientes ante cantidad.

Consideraciones que puedes tener en cuenta, además de todas aquellas que se te ocurran.

Y la escena 3

Es parte o eje de la rutina del hogar, sea de soltero o familiar, pues se trata de lo que compras, donde hacerlo conscientemente hace un aporte grandioso, aquí no se tuvo una lista de compras basada en la realidad de lo que había y no en existencia.

También el método de guardado es importante para preservar el mayor o menor estado de los vegetales y verduras.

Quizás el afán hizo su jugada de “no hay tiempo”, pero es una inversión realmente, porque luego vas directo al producto, además te ayuda a no traer o pedir algo que no necesitas.  Y aportas más.

Que Saber Sobre El Hábito de Desperdicio de Alimentos

“En un vasto planeta con 7000 millones de personas donde solo se escucha hablar de nuestras diferencias, hay ciertas cosas importantes que nos conectan, y una de ellas es la comida. Nos vincula a todos. Todos la necesitamos, dependemos de ella, sobrevivimos gracias a ella y nos aporta felicidad.” FAO

Amamos la comida porque es parte de lo que somos, entonces ¿por qué dejamos que tantos alimentos se pudran en nuestros refrigeradores, queden como sobras tras nuestras fiestas, se descarten en nuestras tiendas o los tiramos directamente a la basura desde nuestros platos?

Debemos decidirnos a amar más nuestra comida, yendo más allá de no desperdiciarla, hasta apoyar a quienes la producen y valorar los recursos que se invierten en ello (trabajo, tiempo, esfuerzo, paciencia, etc.) y los gastos en recursos naturales y de tipo energético que ello implica (agua, tierra, aire, contaminación, etc.)

Un tercio de todos los alimentos producidos globalmente se pierde o se desperdicia.

Según el BID y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), los 127 millones de toneladas de alimentos que se pierden en América Latina equivalen al 34 % del total producido.

Este desperdicio tiene lugar a lo largo de la cadena de valor de la que hacen parte producción (28 %), procesamiento (6 %), manejo y almacenamiento (21 %), distribución y mercado (17 %), y consumo (28 %).(fuente: revista portafolio)

Todos tenemos un papel que desempeñar en la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos, no solo por la comida sino por los recursos que hacen falta para producirlos.

Estás Súper Invitado a Participar… Momento De Actuar

Tranquilo, no vas a cargar el mundo sobre tus hombros, solo empieza incluyendo estas rutinas o alguna, como adaptación, es fácil!

Lo que queda claro en las escenas recorridas, es que la acción debe sostenerse en la consciencia para ir en función del propósito de cambiar el hábito de desperdicio de alimentos. Y claros en esto, vamos por ello!:

1. Poner conciencia en lo que se consume y no decidir por instinto, dimensionando la situación en cantidad de hambre Vs cantidad de alimento realmente necesario para saciarla.

2. Seleccionar platos proporcionados tanto cuando comes por fuera como en casa, acordes a tu autoconocimiento frente a la capacidad de saciar tu hambre.

3. Preparar alimentos que sean de la preferencia familiar y considerando el nivel de apetito de los miembros para que el plato quede vacío.

4. Hacer uso de la creatividad, mantén un pull de recetas para cuando excepcionalmente te queden alimentos los reuses y transformes en nuevas preparaciones, como todo un alquimista.

5. Incursiona en el mundo de los fermentos y conservas para facilitar la preservación de verduras y vegetales, además de recibir todos los beneficios que traen a la salud.

6. Hacer siempre la lista de compras para el hogar (que no es exclusivo para la alimentación, se extiende a todo lo que compres), te ayuda a llevar solo lo necesario, genera ahorro en tiempo, dinero y consumo inducido.

7. Compra los alimentos que más te gusten, busca preparaciones novedosas para aquellos que decidas probar y hazlo con mínimas porciones, pues si no conquista tu paladar, es poquito lo que se desecha.

Se vale utilizar todas las que se te ocurran, no hay límite para hacer todo lo que favorezca el cuidado y preservación de nuestros recursos que van al agotamiento.

¿Por Dónde Empezar el Cambio de Hábito de Desperdicio de Alimentos?

Como se que estás decidid@ a dar primeros pasos hacia la construcción de nuevos hábitos, ten en cuenta:

1. Sé Específico

¿Qué quieres lograr?

Define, en primer lugar claramente tu objetivo.  Por ejemplo:

Quiero hacer lista para las compras

Esto te pone en modo acción

2. Hazlo Sencillo 

¿Cómo vas a lograrlo?

Concebir acciones, que te permitan llegar a la meta de manera sencilla

Anotar en la hoja de papel puesta en el refrigerador cada articulo que identifique que se esta agotando

Exacto, allí tu cerebro sabe qué hacer

3. Activa el Comportamiento

¿Qué te recordará la acción para acercarte a tu objetivo?

Elige un recordatorio,que te ayude a ponerte en movimiento, sin éste será difícil, que se produzca cambio en tu rutina.

Se traduce en lo siguiente:

Poner la hoja de papel en un lugar muy visible (y con un letreto grande de Anota Aquí) por donde necesariamente circulas diariamente.

Son oportunidades que desde tu hacer consciente y cotidiano, solo con un poco aportas a cuidar el espacio, el entorno donde estás.

Sabes? Tu descendencia te lo agradece por anticipado!

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email