¿Porqué Agradecer – Es Un Poderoso Hábito?

¿Porqué Agradecer – Es Un Poderoso Hábito?

febrero 17, 2020 0 Por Monik Zapata

Déjate conducir hacia el Hábito de Agradecer

“La gratitud puede transformar lo que tenemos en suficiente, una comida en un banquete, una casa en un hogar, y un extraño en un amigo. Por muy difíciles que sean tus circunstancias, siempre existe algo por lo cual puedes estar agradecido.”

Es un fragmento que encontré dentro de esas lecturas que llegan (no tenía autor), pero sí un gran sentido y verdad que vas a reforzar o despertar al continuar la lectura.

Necesitamos comprender la fuerza que se halla detrás de nuestras acciones, donde aquellas consideradas pequeñas juegan un papel trascendente. Es el caso del habito de agradecer.

Es Claro! Va Más Allá De Simples Percepciones, El Hábito De Agradecer

Lo que dice la ciencia: ‘El corazón agradecido’, un estudio del Instituto HeartMath, en California, E.U, encontró que las personas que agradecen incluso en los momentos más difíciles de su vida, mejoran el funcionamiento del ritmo cardíaco y disminuyen la presión arterial. Se evidencian efectos para la salud.

Desde la Psicología Positiva, la investigación sobre los efectos de la gratitud a finales de los 90”, muestra como un grupo de personas cuyo objetivo era escribir en su diario razones por las cuales agradecer, presentaron un mejor estado de salud física y emocional, frente a los otros dos grupos, uno con foco en el enfado y el otro con foco neutral. 

Sin Duda el Hábito de Agradecer te Regala:

Una Mejor Salud Mental Y Emocional: te pone en un estado mental que favorece la química (neurotransmisores como la serotonina están presentes) de tu cuerpo.

Aumento De Tu Salud Fisica: al disminuir presión arterial y ritmo cardíaco.

Te Ayuda A Dormir Mejor: cuando cambias pensamientos recurrentes a la hora de dormir por agradecimiento.

Aporta Fortaleza Mental: mayor claridad para reconocer los motivos y agradecer estando frente a lo difícil que se esté viviendo.

Te Hace Consciente Del Mundo A Tu Alrededor: Ser agradecido abre ante ti un mundo escondido, que es difícil de acceder cuando se está desde la queja o la indiferencia.

Existe una cadena de acontecimientos dispuestos para que tú interactúes con el mundo, lo vivas, lo veas. Y Ser agradecido te hace consciente de esa cadena.

El Hábito de la Gratitud te Conecta

Es aquí donde se hace la diferencia, porque esta conciencia tan necesitada, supera la proxémica de cada uno avanzando al medio que te rodea.

Así, cuando partes del reconocimiento que te acompaña algo, que facilita tu presencia, entrega naturalmente recursos sin demandarte grandes requerimientos, es entonces cuando sabes y sientes que cohabitas un espacio al que debes cuidado, respeto, apoyo, mesura, retribución. 

La gratitud como hábito te pone dentro del conjunto, en una sintonía de pertenencia y valoración, para ser fortalecida, propagada dia a dia e ir a la acción de adquirir hábitos que aporten y no destruyan lo que aún nos sustenta.

Ser constructores y aportadores para restaurar, restituir lo que con actos de inconsciencia, desconexión e individualidad extrema se han acarreado.

El Acto de Agradecer Desde el Corazón

Siendo Tú, parte del todo, la gratitud acrecienta su poder cuando la traes desde lo que has recibido, disfrutado, más aún desde la confianza de lo no manifestado ante tus ojos, pero que ya es materia disponible. 

O sea, conectando con tu corazón, sintiendo que todo lo anhelado ha sucedido, sintiendo la emoción que te abraza, ya que para el cerebro la realidad es la que le muestras, mas cuando se soporte en una fuerte emoción.

De tal manera es importante…

 

Fomentar el Hábito de Agradecer

El hábito de agradecer trae muchos beneficios a tu vida (como lo vimos más arriba, mejora tu salud, el estrés, etc) al igual que a la vida del entorno, pues te da mayor disposición de actuar dejando de pensar solo en tí.

Vamos!!!

Aquí 3 propuestas para adoptar este como tu hábito o fortalecerlo

(son una muestra inspiradora, hay demasiadas maneras de hacerlo)

¿Te atreves?

1. Céntrate En El Presente Y Conecta Con Instantes De Gratitud

El momento presente es donde puedes observar, sentir, respirar lo que nos rodea, lo que has logrado, es decir, estar atent@ y cobijar bajo la gratitud a la tierra y todo lo que nos provee (el aire, el agua, cada lugar, la nutrición de sus suelos, etc)

Haz El Pare Para Agradecer Con Alguno De Estos:

👌🏼 Diario de la Gratitud (aunque quizás muy conocido al igual que útil):

Anotas cada día al terminar el día, 3 cosas por las que agradeces sinceramente (no importa el tamaño). Pero si decides empezar por una, dale, lo importante es empezar.

👌🏼 Jarrón de Gratitud:

Este me gusta mucho! Porque vas viendo como llenas cada día  tu “jarrón de la gratitud”.

Escribes en papelitos pequeños tus razones para agradecer y los echas en una jarra transparente.

👌🏼 Instante Grato

Elige tu momento fijo en el día para dar gracias, puede ser por la mañana al levantarte o justo antes de ir a dormir, al hacer el balance.

Es la conexión mente corazón para armonizarlos y la gratitud es un medio fundamental (Neurocientífico Gregg Braden)

✔︎ Cierra los ojos

✔︎ Ubicas tu punto del corazón, sea en posición de oración, con un par de dedos de tu mano sobre él.

✔︎ Respiras profundo y lento, mantén el ritmo

✔︎ Trae a tu mente aquello por que dar gracias

✔︎ Siente la emoción que ello te genera

Mantener esta forma de sentir y respirar por mínimo 3 minutos, para lograr recibir el efecto positivo, de armonía y resiliencia  en tu cuerpo y mente.

O, Puedes programar una alarma en tu teléfono móvil dos veces al día (libro Millionaire Success Habits), dale un nombre épico, jejeje, que te recordará que es momento de hacer pare un par de minutos, te encuentres donde te encuentres, para preguntarte:

¿Qué está sucediendo ahora? y busca 1 porqué para agradecer

¿Qué situación, objeto o persona ahora a mi lado me endulza la vida?

Si decides escribirlo o sólo pensarlo, crea una rutina de agradecimiento te beneficia a mediano plazo. Sólo hace falta elegir la manera y… ¡ponerse a ello!

2. Baja El Ritmo De Comprar/Consumir/Necesitar Cosas, Y Aprecia Las Que Ya Tienes.

De esta manera te habla la cultura del consumo, induciéndote  a pensar que te falta de todo (objetos, belleza, información, dinero, propiedades), que eso faltante se necesita urgente y hay que obtenerlo.

Entonces, nunca tienes demasiado de nada, siempre necesitas más… Esa insatisfacción se alimenta ávidamente de tu falta de gratitud.

Que tal si… estableces un período de tiempo considerable y le bajas al ritmo de comprar nuevo (en un 80 % de tus compras, quizás) y te centras en disfrutar lo que ya tienes.

Este ejercicio de una coach, que la verdad no me lo había pensado con ese nombre (está chévere), para despertar más la gratitud, prácticalo:

Ir De Compras En Tu Propia Casa

Ingrediente Principal: dejarte invadir por la curiosidad

Consiste básicamente en ir con bolsa en mano por cada habitación de tu casa, registrar todos los cajones y armarios hasta el fondooo y rescata esas cosas maravillosas, útiles o prácticas que YA TIENES y a las que no prestábas atención porque te habías olvidado de su existencia.

Por el camino quizás también, dones, regales o selecciones para el trueque con amigas, quizás también otras para segundo uso (quizás cambien de forma).

Sabes… te das cuenta que tienes cómo diseñar tu propio escaparate, es impresionante la de objetos bonitos y útiles que se encuentran al ir de compras por la propia casa.

Y todo por lo que agradecer, fortaleciendo este hábito, trayendo al presente las cosas olvidadas que guardabas y devuelves el valor de uso a lo escondido detrás del polvo.

3. Al Encuentro De Tus Virtudes (sin el sentido estricto de la palabra, jiji)

No te esclavices a la perfección, solo déjate Ser, está muy bien querer mejorar habilidades o pulir esos aspectos que son obstaculo, asi mismo necesitas agradecer todo lo que ya está en Ti, que te ha permitido estar Aquí y Ahora.

Al hacerlo (se me da muy bien dibujar, asumo con alegría mis experiencias, soy colaborador, etc) avanzarás hacia tu meta más rápido y con más alegría.

Así entonces…

Suelta tus debilidades, no pongas tanta energía en repararlas, no son el centro de tu vida. Es muchísimo más efectivo enfocarte en acrecentar tus fortalezas.

Sabes cómo? Vé de compras, esta vez a Tu Interior e identifica y saca todos tus tesoros guardados, empolvados, escondidos por el miedo, la culpa, la rabia, el dolor, déjalos brillar y compartelos. Haz uso de ellos todos los días.

Que Tu Hábito De Agradecer Sea Incondicional

Segurísimo es mucho porque agradecer, de sentirlo sin que haya sucedido nada concreto, o “extraordinario” de estar agradecid@ por lo que tienes y por lo que vendrá.

Recuerda la máxima “como es adentro es afuera”, por tanto, valorar y reconocerte en tu interior permite ver lo que afuera también se expresa (desde el aire hasta la planta más pequeñita), valorarlo y cuidarlo, haciéndolo parte de tus tesoros a cuidar.

Disfruta y Valora!!

Disfrutar y valorar cada pequeño detalle en tu vida te llevará necesariamente a relacionarte mejor con el entorno que favorece estas sensaciones.

Y , sobre todo, convertir este sentimiento en un hábito y en una actitud ante la vida, es una posibilidad transformadora propia y hacia fuera porque te ves de manera distinta en el lugar que habitas.

Decídete por hacer del hábito de agradecer, tu báculo para iniciar o fortalecer tus maneras frente a tí y al mundo. Elige una de las maneras aquí contadas y comienza Ahora! Cuéntanos…

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email