Cómo Dejar el Hábito de No Hacer – 3 Pasos Para Lograrlo

Cómo Dejar el Hábito de No Hacer – 3 Pasos Para Lograrlo

mayo 6, 2019 0 Por Monik Zapata

¿Qué pensarías? si te digo que, tanto si te das a la tarea de Hacer(dícese 😉 de actuar, responder), como no Hacer (dícese de reemplazar, cancelar), frente a una situación determinada, estas construyendo un hábito. Abandonar el hábito de No Hacer (es el súper punto) es tu línea de horizonte.  

La práctica de No hacer (no ir a la acción).  No hablo en el sentido literal de la palabra, no hacer, sino de hacer otras cosas, dejar para luego o reemplazar aquella acción propuesta ante tu deseo de mejorar,  crea una barrera entre tú y el estilo de vida que has anhelado.

¿En algún momento te has propuesto la meta de formarte un nuevo hábito, solo para encontrarte no haciéndolo después? es algo frecuente, nos ha sucedido a mucho en algún momento.

A lo mejor te suena:

Suena el reloj despertador en la mañana, lo programaste para levantarte y hacer 20 minutos de ejercicio al iniciar tu día.  Pero bajas la alarma y decides que dormirás ese tiempo.

Decidiste no Hacer ejercicio. Si es un acto eventual, no problem, si es tu manera de responder automáticamente, es un hábito, como si sales de la cama, haces ejercicio de acuerdo a tu decisión.

Uno más sencillo, al ducharte cada mañana para comenzar el día, estas bajo el agua, jabonándote, aplicando el shampoo y enjuagándote,  transcurren 20 minutos, con la llave abierta, cuando puedes decidir, cerrarla luego de mojarte.  La decisión de rutina es dejarla abierta, es tu manera no sustentable.

Comprendes? Como estas pequeñas elecciones, son constructoras a favor de lo que quieres o de lo que no quieres en tu vida. (estás construyendo hábitos)

¡Oye! no todo es catástrofe, calma, hay solución…

¿Cómo Puedes Dejar el Hábito de No Hacer? 

Mi fórmula, no está sometida a método científico pero me ha funcionado:

1. Fortalece Tu hábito de Hacer (ir por hábitos constructivos)

Identifica el PorQué, esa razón que se mueve en tu interior, que moviliza tu decisión,  aquí yace un tesoro, porque es la consciencia la que te permite soltar el automático, ponerte en frente de la roca que te tranca y ver como llegó hasta allí, que la trajo.  La próxima vez, sabrás de su presencia y como ir enfrentándola.

Trabaja sobre ello, de manera consciente, es un primer paso equivalente a la mitad del recorrido.  Con intención y decisión, coge tu papel y lápiz:

1. Lista ganancias y pérdidas que te deja la conducta de No Hacer, reales (no las excusas de siempre) y haz el balance, apóyate en el hallazgo para dar fuerza a tu decisión.

2. Crea tu versión futura- basado en los beneficios no recibidos, al favorecer tu hábito de No Hacer (lo que te resta valor), la manera de hacerlo, sin la presencia de los obstáculos.

¿Qué Tal si Empiezas por estas Preguntas?

Aunque puedes plantearte otras adicionales que consideres:

» ¿Cómo es mi yo futuro practicando nuevos hábitos?
» ¿Qué metas ha logrado y por cuáles está trabajando?
» ¿Cuáles son las rutinas constructivas de mi yo futuro?
» ¿Cuáles son sus prácticas diarias?
» ¿Cómo se ve y cómo lo hacen los demás?
» ¿Qué tal se siente?
» ¿Cómo lo hizo, para lograr las metas?

» ¿Cuál fue el proceso para superar las dificultades?

Ahora, momento especial…

» ¿Qué consejo te daría tu yo futuro, para lograr ese cambio?

Vive la película de tu mejor versión futura (oye! con los pies en la tierra), luego busca, crea un objeto, imagen que lo represente, para que sea tu “tótem”.

3. Construye el PorQué – ese motivo íntimo que hala al cambio con voz enmudecida, hasta ahora, bien!!!

Se trata de basarte en los descubrimientos anteriores, las ganancias que quieres potenciar y las maneras como comenzar a materializar, ese Tú futuro, que contactaste al visualizar.

Uno, que te aleje de este futuro Tú, que surgirá si te decides por hábitos que destruyen valor a tu vida.

Utiliza el “tótem” como ancla de ese Porqué. Entra en contacto con ello cada que pienses en el cambio que deseas traer a tu estilo de vida.

2. Reemplaza un Hábito Destructivo por uno Constructivo

La ruta para iniciar es, con Uno, si, el primero como el paso inicial de la línea de partida (te recuerdo no es una carrera, pero si tiene partida), de gran valor, porque cada pisada te permite dirigirte al lugar donde has deseado estar, ya que sin darte cuenta vas mejorando otros aspectos de tu vida.

Elige una práctica, que has dejado de lado, al No Hacer, de tu lista de quisiera hacer (Lista en papel aquellas maneras de No Hacer que quieres transformar),  que todos tenemos y que nos estresa ver.

Vamos!!! Ten en cuenta estos puntos para empezar a dejar el hábito:

• Elige uno pequeño: llévalo a la mínima expresión de él, dividiendo la meta inicial, tanto como sea necesario. (la mitad de la mitad =) mucha matemática)

• Que demande poco de tu esfuerzo: que al hacerlo, sientas que no te costo nada. Ejemplo: cerrar la llave al cepillarse)

• Establecer un recordatorio: asocia esta actividad con otra que ya tengas incorporada, o un objeto, alarma, que indique tu nueva acción.  

Poco a poco se va fortaleciendo, porque lograrás constancia al tener tu foco en uno solo, formando nuevas conexiones neuronales, sintiendo que es simple y sencillo incorporar otros hábitos, mientras el otro (destructivo) se irá debilitando en tu rutina.

Qué tal uno sustentable?

Cerrar la llave cuando estés en la ducha, mientras jabonas tu cuerpo, es un buen comienzo, ya esta! Haces fuerte el músculo 💪🏼 del Hacer, si, se fortalece, y el otro… Entonces elige aquel que te lleva al puerto donde quieres atrancar.

Por eso construir nuevos hábitos de valor en tu vida, es la mejor solución para lograr una transformación permanente, pero al principio hay que enfrentar al fantasma del autómata (las respuestas que el cerebro ya conoce, que construiste con tu antigua manera), por ello sigue esta estrategia.

3. Empieza Desde lo Micro, con un Solo Hábito en tu Rutina Diaria.

Dar el primer paso es definitivo, necesitas táctica, hazlo con Uno y simple al comenzar, y siempre!, porque cambiar aquellas maneras destructivas, el No Hacer, te hará sentirte mejor.

Y Cómo Dejar el Hábito de No Hacer?

Ya elegiste Una sola rutina que se convertirá en tu mega-meta, luego:

Divídela en una mini-meta y específica todo lo que puedas.. llega a su mínima expresión, como buscando el átomo, allí necesitas llegar.

Identifica como puedes empezar inmediatamente, una forma fácil, realista, alcanzable.

En qué momento de la jornada la empezaras (hora, lugar) a actuar.

 

Un ejemplo:

 

+ Voy a dejar de tomar sodas (mega-meta) – Solo tomaré una vez al día – Tomaré 3 sodas a la semana (mini-meta).

+ Tomaré sólo al medio día, el lunes, miércoles y sábado

 

Ten en cuenta que una mini-meta debe ser demasiado fácil de hacer, no importa que sea un pequeño avance, cambios que tu cerebro aprenda rápido y repita fácilmente. Que sea tan mínima que no te resistas (y hasta te de risa😄)

 

Este primero que logres, te da el súper poder para ir sumando en la mejora de otros rincones del No hacer, de tu vida, casi ¡sin darte cuenta!

Elige una manera de construir hábitos, que te aporten valor y fortalecer el Hacer, para ir avanzando en tus metas y trabajando por el estilo de vida, donde tu Yo futuro desea estar.

Cómo Dejar un hábito


Apóyate siempre en tu PorQué!!!  Ponte a la práctica con estos 3 pasos y deja fuera de base, el hábito de no Hacer.


Un Porqué poderoso, nos mueve del lugar de la indiferencia frente al cambio que necesita alrededor del  consumo.

¿Ya identificaste tu porqué? para empezar a dejar el hábito, y trabajar por cambio que anhelas en tu vida, extensible a tu entorno.

Compártelo en los comentarios, así otros también se animan!

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email